lunes, mayo 31, 2004

El infierno ése otro

Estos días la ciudad echa espumarajos de calor. Uno es presa del desvarío. Enternecido, salgo a la cochera y le doy un regaderazo a Voltaire, mi perro; miro su hocico feliz por el chorro de agua.

1 Comments:

At 13 de diciembre de 2005, 16:52, Anonymous Anónimo said...

No soy de las que lea blogs. Hoy lo hice. Me gustó leer tu mirada sobre las cosas.
jazz

 

Publicar un comentario

<< Home